martes, 7 de junio de 2011

La Estrategia de Layout

    La estrategia de layout es una de las diez decisiones estratégicas de la dirección de operaciones que permite a la empresa implantar su estrategia de negocio competitiva. El objetivo de la estrategia de layout es desarrollar un layout económico que satisfaga los requisitos competitivos de la empresa. De esta forma, mediante dicha estrategia se consigue:

ü  Una mayor y mejor utilización del espacio, personas y equipos.
ü  Una mejora del flujo de información, personas y materiales.
ü  Una mejora de la moral y de la seguridad en las condiciones de trabajo de los empleados.
ü  Una mejora en la interacción con el cliente.
ü  Una mayor flexibilidad, es decir, el layout debe estar preparado para ser cambiado con agilidad en cualquier momento.
    Las decisiones de layout buscan determinar la mejor ubicación de los despachos, maquinaria, mobiliario, etc. para conseguir una mayor eficiencia en la empresa. Así, existen siete tipos de layout:
  1. Layout de oficinas.
  2. Layout de comercios.
  3. Layout de almacenes.
  4. Layout de posición fija o de proyecto.
  5. Layout orientado al proceso.
  6. Las células de trabajo.
  7. Layout repetitivo y orientado al producto.

Ø  Layout de oficinas 
    El layout de oficinas consiste en agrupar a los trabajadores, sus equipos y espacios de forma que se asegure un lugar de trabajo cómodo, seguro y donde el movimiento de información sea óptimo. Este layout destaca principalmente por la importancia que le atribuye al flujo de información.
    En la actualidad, gracias a que ha cobrado importancia el flujo de información electrónica, se ha alcanzado una mayor flexibilidad.


Ø  Layout de comercios
    El layout de comercios es aquel que se basa en la asignación de un espacio a los diferentes productos de la empresa, ya que según el mismo, las ventas y los beneficios dependen en gran medida de la exposición de los productos a los clientes. Por lo tanto, es importante disponer de una buena organización en los establecimientos.
    En consecuencia, el objetivo primordial del layout de comercios es maximizar el beneficio por metro cuadrado de espacio o por metro cuadrado de estante.


Ø  Layout de almacenes
    El layout de almacenes consiste en la búsqueda del mejor equilibrio entre los costes de manutención o los costes de manipulación de los materiales y los costes asociados con el espacio de almacenamiento. Su optimización depende tanto de la variedad de productos almacenados como del movimiento de los mismos.
    La empresa para alcanzar este objetivo puede basarse en una estrategia de “Cross docking” en la que se busca un almacenamiento 0% ya que se basa en la idea de que el mismo no genera valor añadido, por lo que para ahorrar costes se procesan materiales a medida que entran en la empresa. Otra alternativa sería el “Almacenamiento aleatorio” consistente en que los materiales se colocarán donde haya una ubicación de almacén libre, por lo que es necesario disponer de registros exactos que faciliten la localización de los mismos. Finalmente, puede llevarse a cabo una “Personalización” de manera que el almacenamiento se utilice para añadir valor al producto, lo cual será de gran importancia cuando los mercados en los que opera la empresa cambien rápidamente.

Ø  Layout de posición fija o de proyecto
    El layout de posición fija o de proyecto hace referencia a que el producto permanece fijo en un lugar y los trabajadores y equipos deben acudir a esa única área de trabajo. Se trata de proyectos que se llevaran a cabo en un periodo de tiempo largo y determinado, donde el volumen de materiales es muy dinámico. Ejemplos de este tipo de proyectos pueden ser la construcción de barcos, carreteras, puentes, etc. En esta clase de productos se suele aconsejar hacer todo lo que se pueda fuera de la posición fija, ya que es difícil de racionalizar. Su efectividad está vinculada con la programación de acceso al lugar y la confiabilidad de las entregas.


Ø  Layout orientado al proceso
    El layout orientado al proceso es aquel que se emplea cuando se dispone de una producción de bajo volumen y alta variedad de productos, por lo que es el layout más eficiente cuando una empresa fabrica productos con requisitos diferentes o cuando trata con clientes que tienen distintas necesidades.
    La principal ventaja que posee este tipo de layout es la flexibilidad en la asignación de equipos y tareas, debido a que en caso de que una de las máquinas se averíe no tiene por qué detenerse todo el proceso productivo. Sin embargo, presenta algunos inconvenientes como por ejemplo, que los equipos deben ser multifuncionales y las órdenes de producción son más lentas y más difíciles de programar, además para poder utilizar dichos equipos se requieren empleados con ciertas habilidades.

Ø  Las células de trabajo
    Las células de trabajo se definen como una organización de máquinas y personal centrada en la fabricación de un único producto o familia de productos relacionados.
    Las células de trabajo presentan numerosas ventajas, ya que permiten llevar a cabo una reducción tanto del inventario de trabajo en curso como de los inventarios de materias primas y de productos acabados, requiere menor espacio en la planta, se reducen los costes de mano de obra directa, existe un mayor sentimiento de participación del trabajador en la empresa y en el producto, y además, no sólo disminuye la inversión en maquinarias y equipos sino que también hay una mayor utilización de los mismos.
    Por otra parte, es importante destacar que las células de trabajo requieren que se identifique a las distintas familias de productos, los empleados deben tener un alto nivel de formación y flexibilidad, y se necesita personal de apoyo para montar inicialmente las células de trabajo, cada una de las cuales debe estar controlada.

Ø  Layout repetitivo y orientado al producto
    El layout repetitivo y orientado al producto se organiza en torno a productos o familias de productos similares, donde existe un alto volumen y una baja variedad de productos. Suele utilizarse en producción continua.
    Existen dos tipos de layouts repetitivos, en primer lugar, tenemos la línea de fabricación que se encarga de la elaboración de los componentes, y en segundo lugar, se encuentra la línea de montaje, la cual ensambla las piezas fabricadas en una serie de estaciones o puestos de trabajo.
    El principal problema al que se enfrenta el layout repetitivo es el de equilibrar las tareas en cada estación de trabajo de la línea de producción de manera que el tiempo en cada una de las estaciones sea aproximadamente el mismo, con la condición de que se obtenga la cantidad de producción deseada de la línea. En base a esto, podemos afirmar que el objetivo de este tipo de layout es la minimización del desequilibrio en la línea de fabricación o montaje.
    De esta manera, el layout repetitivo presenta una serie de ventajas como que tanto el coste variable unitario como el coste de manejo de los materiales son bajos, los inventarios de trabajo en curso de fabricación también son reducidos, la formación y la supervisión son fáciles y la producción es rápida. No obstante, también tiene algunos inconvenientes, como que el volumen de producción debe ser elevado, la detención del trabajo en cualquier punto de la línea provoca la parada de todo el proceso y que carece de flexibilidad cuando se manejan diversos productos o diferentes tasas de producción.




Bibliografía:
  • Miranda González, Francisco Javier (2008), Manual de dirección de operaciones. 3ª ed. Madrid: International Thomson Editores Spain-Paraninfo.
  • Dominguez Machuca, José A.; Alvarez Gil, María José (2005), Dirección de operaciones: aspectos estratégicos en la producción y los servicios. Madrid: McGraw-Hill.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada